miércoles, 7 de marzo de 2012

Nada te es oculto mi Dios

Salmo 27:13
Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del SEÑOR en la tierra de los vivientes.


Pero los hijos de Dios, veremos su gloria aún en los caminos de sequía, porque él hará brotar ríos de agua viva y siempre nos dará el socorro oportuno, porque su oído está presto a nosotros, su pueblo escogido!
AMÉN!